¿Eres una persona exitosa?

Definamos qué es éxito primero.

Por Fernando Senties

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.” Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

Hace unos días le pregunté a uno de mis sobrinos que está en la Universidad en qué quería trabajar cuando se graduara, su respuesta fue clara y sin titubeos, ¡quiero ser millonario!

Por supuesto que ser millonario no es un trabajo, y sólo en algunos casos, puede ser consecuencia del trabajo. Pero lo que es de llamar la atención, es que la mayoría de la gente está más preocupada por tener más dinero, que por tener felicidad. Esto deriva de un creciente deseo por tener más, pues no es que no se tenga lo necesario, en cuyo caso podría ser entendible, es derivado de un anhelo de auto-indulgencia, de no negarnos a nosotros mismos nada de lo que anhelamos.

Existe un paradigma cultural, especialmente en la cultura occidental, y particularmente acentuada en México y Latinoamérica por la estructura de clases, donde el estatus y lo que éste demuestra es importante, porque somos valorados por lo que tenemos, de allí la frase “Como te ven, te tratan”. Por eso es importante parecerlo, aun cuando no lo tengas. Lo describe bien la frase de “Fake it, ́till you make it”, Facebook está lleno de estos ejemplos.

Todos crecemos con la idea de que éxito es las 3p ́s, (Poder, Posesiones y Placer). Esto es lo que nos mueve, no sólo a pensar que cuando lo logremos, si lo logramos, vamos a ser muy felices, y si no lo logramos, vamos a ser muy infelices. Pareciera que todos salimos todos los días a trabajar, estudiar o cualquiera de las actividades que nos ocupan diariamente, no sólo para satisfacer nuestras necesidades materiales, sino también con el fin de subir al siguiente nivel de la escala socio económica. Sin embargo, aún quienes han alcanzado todo eso, no parecieran ser tan felices, y esto nos lleva a preguntarnos, ¿el objetivo es ser feliz o tener todo lo que creemos que nos va a hacer felices? Bien decía Peter J. Lawrence, “Somos gente extraña. Nos pasamos la vida haciendo cosas que detestamos, con objeto de ganar dinero para comprar cosas que no necesitamos, para impresionar a personas a las que no le importamos”.

La mayoría de las encuestas muestran que el éxito significa una o varias cosas diferentes para cada persona y para diferentes grupos de edad, sexo, nivel socio-económico, nacionalidad, etc. por lo tanto no podemos generalizar. Sin embargo hay dos tendencias comunes:

  1. La mayoría de la gente la relaciona con el logro de objetivos y con “superarse”.
  2. Lo único en común, es que todos creen que logrando obtener lo que creen que es éxito, serían felices o estarían satisfechos o auto-realizados. Muy pocos relacionan el éxito con estar en paz consigo mismos, o satisfacción de lo ya logrado, sea poco o sea mucho.

Hay un estudio muy interesante de Daniel Kahneman & Angus Deaton que demuestra que el dinero sólo trae “felicidad” hasta cierto punto, y cuando se excede del punto superior de ese rango, lejos de traer felicidad, empieza a traer angustia y preocupación entre otras cosas. Por supuesto que ese rango, y esto explica un poco las diferencias de lo que se considera éxito entre la mayoría de la gente en Latino América y la clase media de los países desarrollados, es que ese nivel es de $75,000.00 dólares americanos al año, es decir, $6,250.00 dólares al mes, y arriba de $120,000.00 dólares americanos al año, ya se empieza a volver un problema. De acuerdo a este artículo de Bloomberg, La felicidad parece ser más abundante lejos de la línea ecuatoriana. “At least according to the new World Happiness Report 2015. The 10 happiest countries are Switzerland, Iceland, Denmark, Norway, Canada, Finland, Netherlands, Sweden, New Zealand, and Australia. Except for war-torn Syria and Afghanistan, the 10 unhappiest countries are all in Saharan or sub- Saharan Africa.”

Es cierto que también hay un elemento de “circunstancialidad”, y no lo podemos evitar, pues aun habiendo definido lo que es éxito para nosotros y ser muy felices, ésto puede cambiar radicalmente, y empieza un proceso nuevamente de encontrar qué nos haría felices en nuestras nuevas circunstancias. Esto tiene que ver con disfrutar lo que tenemos, no lo que tuvimos, o lo que nunca tendremos.

es usted exitoso

Por eso es importante definir qué es el éxito para nosotros mismos, aquí y ahora, pues si vivimos “la verdad” de otro, aún si lo conseguimos, vamos a ser muy infelices. La felicidad es un estado del alma, y es dinámico, no es estático y permanente, y se manifiesta con paz y satisfacción por lo logrado, y en la emoción que genera el seguir teniendo retos de auto-superación, pero si el éxito se basa en lograr poder, posición o placer, y no lo logramos, nos causa exactamente el efecto contrario, que es frustración.

En conclusión, las 3 P’s realmente juegan un papel mucho más relevante de lo que quisiéramos admitir, pues las acciones de la vida diaria de la gente demuestra que invertimos más tiempo en escalar la pirámide social, que en regocijarnos con lo que tenemos. ¿Qué sería si viviéramos en un lugar donde la presión socio-económica no existiera? ¿Seríamos como lo pinta Aldous Huxley en su libro “Un mundo Feliz”i Dedicando nuestros esfuerzos y tiempo en otras cosas menos materiales, tal vez seríamos “inadaptados sociales”, pero más felices.

 

2 Comments

  1. Johnf280-Reply
    23 Febrero, 2017 at 11:37 pm

    Muchos Gracias for your blog post.

    • Ricardo-Reply
      6 Marzo, 2017 at 12:23 pm

      With pleasure, our contents are to be used. We hope you continue to visit us.

Deja un comentario