¿Quiere acabar con la pobreza?, empiece por la corrupción

Por Fernando Sentíes

 

En la agenda de la semana pasada del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, (https://agenda.weforum.org/2015/01/want-to-end-poverty-start-with-corruption/). Dijeron que de las 8 promesas de desarrollo hechas en el año 2000 por los líderes mundiales conocidas como “Millenium Development Goals” que se supone se alcanzarían en el 2015, cuatro no se han alcanzado. De acuerdo a estudios realizados por Transparencia Internacional, los altos niveles de corrupción y los bajos niveles de gobierno son la causa de esto.

Siempre he dicho, y hemos escrito mucho acerca de esto. No es casualidad que los países más ricos o desarrollados, son los que coincidentemente tienen los niveles más altos niveles de transparencia. Esto no es casualidad. En la tabla que a continuación se muestra, vemos como 7 de los países con mayor transparencia según el índice de Transparencia Internacional, están en la lista de los países de mayor desarrollo según el índice de la ONU.

tabla

De acuerdo a Transparencia Internacional, acceso a la información, leyes que se apliquen y legislación en materia anti-corrupción, ha demostrado tener un efecto positivo en el alcance de los objetivos en cuanto a salud maternal, educación y acceso a agua potable, por el contrario, altos niveles de corrupción, tiene una alta correlación con los objetivos que no se han alcanzado relacionados con la pobreza, hambre, educación maternal y salud infantil.

Lo que esto muestra es que el bienestar que trae la riqueza es consecuencia de la transparencia y la legalidad en los países, pero no a la inversa. La pobreza no se termina como dice OXFAM, al estilo Robin Hood, distribuyendo lo de los ricos a los pobres, pues países corruptos acabarían con la riqueza que se les dé, de la misma manera que con la que se genera internamente. Mientras haya corrupción, es dinero echado al vacío. El beneficio que la corrupción trae a los individuos que la practican, los hace probablemente muy ricos a ellos, pero hace muy pobres a todos los demás.

Me pregunto si es casualidad que ninguno de los “líderes” Latino Americanos haya atendido este foro. Yo hubiera pensado que, siendo Latino América la zona del mundo con mayor disparidad en la distribución de la riqueza, estarían interesado en participar y enterarse de cómo acabar con la pobreza que tanto dicen quieren acabar con ella, ¿o será que en Latino América estamos más interesado en mantener el Status Quo?

La verdad es que cuando menos en México, y otros países Latino Americanos, los políticos no tienen intención de acabar con la corrupción, y consecuentemente con la pobreza, ni pretende aplicar las leyes, aunque manejen el argumento porque es lo políticamente correcto, pues están muy contentos como las cosas funcionan para ellos. Por otro lado, los ciudadanos ya ni lo creen, ni lo esperan. Este dogma político ya no tiene fuerza y por lo tanto no podemos soñar en que seremos un país desarrollado. ¿Por qué entonces nos levantamos cada día pensando que las cosas van a cambiar?. No estoy diciendo que no puedan cambiar, lo que estoy diciendo es que no van a cambiar solas, ni de la nada, si no cambiamos nuestras estructuras, no va a cambiar la situación político-social.

Para ser un país desarrollado, tenemos que transformar la cultura, no la economía, mientras no haya convicción de que la corrupción hace daño, mientras no tengamos la honesta intención

Deja un comentario