¿Usar tatuajes y piercings es causa de discriminación laboral?

El 65% de los trabajadores en México considera que el uso de los tatuajes, piercings o perforaciones genera discriminación (OCCMundial.)

4 de cada 10 mayores de 30 años

Y 3 de cada 10 menores de 29 afirmaron haber sufrido discriminación laboral por usar piercings o tatuajes por este motivo.

Otras formas de discriminación laboral

Son el uso de colores llamativos en el cabello o rastas (57%), orientación sexual (54%), discapacidad (48%) y vestimenta (47%).

%
Cabello o rastas
%
Orientación sexual
%
Discapacidad
%
Vestimenta

Según los reclutadores éstas son las razones principales para no contratar personas con tatuajes o piercings.

%
No iba de acuerdo con la cultura organizacional
%
Apariencia poco profesional
%
Una decisión de políticas organizacionales

Situaciones que enfrenta una persona con tatuajes o piercings.

Reduce sus oportunidades de conseguir empleo

74%

Minimiza la posibilidad de crecimiento profesional

52%

Aumenta las probabilidades de ser víctima de bromas constantes o mobbing.

35%

Son despedidos

29%

Los tatuajes, sobre todo si están visibles, son vistos por los profesionales como “tapones de trabajo”.

Elabore una política que mejor se adapte a las necesidades de su empresa.

50% Millennials tiene al menos un tatuaje, y son más las mujeres que hombres. Las empresas buscan atraer a los mejores y más brillantes de todo el mundo. Tatuajes visibles y piercings pronto pueden convertirse en la norma en un lugar de trabajo fuerte y diversificado.

Si su empresa niega arbitrariamente a los empleados la oportunidad de expresarse a través del arte corporal, puede generar un mensaje que reduce la innovación y el crecimiento, especialmente si un talentoso empleado tiene tatuajes.

La marca de su empleador también podría sufrir, ya que Millennials y otros buscan empleadores que parecen más progresistas e inclusivos. Por supuesto, algunos límites son aceptables y sabios. La prohibición de visibles tatuajes profanos o degradantes imágenes o eslóganes tiene sentido, al igual que la prohibición de tatuajes para los empleados que se enfrentan al cliente en industrias conservadoras como la banca.

Cuando intentamos crear un código de vestimenta que limite la individualidad, debemos hacerlo con un pensamiento considerado. Aquellos que trabajan con niños o enfermos podrían ser invitados a cubrir los tatuajes con imágenes no aptas para el caso. Cuando se escribe una política como ésta, trate de imaginar lo que sucedería si ambos, sus peores y mejores empleados, lo violaran. ¿Vale la pena decir adiós a su mejor programador, vendedor o ejecutivo debido a un nuevo tatuaje debajo de su puño?

Sino es así hay que reconsiderar las estrictas políticas de arte corporal y adoptar una definición con mayor profesionalismo.

Deja un comentario